Web Toolbar by Wibiya Caso García Belsunce: Carrascosa acusado de participar en el crimen

miércoles, 9 de abril de 2003

Carrascosa acusado de participar en el crimen

El fiscal de Pilar Diego Molina Pico tomó la decisión más trascendental en los cinco meses y medio que lleva al frente de la investigación por el crimen del country Carmel.

Acusó a Carlos Carrascosa de haber participado en el asesinato de su esposa, María Marta García Belsunce, y pidió su detención al juez de Garantías de San Isidro Diego Barroetaveña, que dispone de 72 horas para resolver si ordena el arresto.

Fuentes de la investigación confiaron a LA NACION que el fiscal sumó a los argumentos que el 16 de enero último ya lo habían llevado a pedir la captura del viudo por el presunto encubrimiento del crimen, la declaración de dos testigos que vieron al viudo tomando una bebida en un bar del country cuando Carrascosa dijo que veía un partido de fútbol en la casa de su cuñado, Guillermo Bártoli, a las 18 del domingo 27 de octubre último, minutos antes de la hora probable de que a María Marta la asesinaron de cinco tiros en la cabeza. El fiscal acusa a Carrascosa de homicidio calificado por el vínculo, delito para el que se prevé una pena de prisión o reclusión perpetua.

A aquellas pruebas, que para el fiscal echan por tierra una coartada vital del esposo de la víctima, agregó además, como elemento de cargo, la declaración de la presidente de Missing Children Argentina, María Susana Murray de Prilick.

A fines de febrero último, esta mujer afirmó, entre otras cosas, que el velatorio de su amiga y segunda en la fundación dedicada a la búsqueda de chicos desaparecidos "parecía una reunión social", y que, a un mes del crimen, el viudo le confió, café de por medio, que proyectaba viajar a España y a Turquía, pese a que María Marta siempre le había dicho a su compañera que Carrascosa le tenía terror a viajar en avión.

Las fuentes consultadas recordaron las palabras con las que Barroetaveña, el mismo juez que ahora debe resolver el pedido de detención por el asesinato, cuestionó en enero último la instrucción de la causa por parte de Molina Pico.

"No me pasa desapercibido que aquél (por Carrascosa) fue el primero en llegar a la escena del delito; que fue aquél quien instaló la hipótesis de un accidente desde el principio, pese al cuadro con el que se encontró y a que el cuerpo de la víctima en la bañera estaba ubicado en una posición tal que, entiendo, no era razonable suponer la mecánica de un accidente. Y tampoco la aparición de un plomo deformado bajo el cuerpo de la occisa lo hizo detener en su hipótesis del siniestro", escribió el juez el 16 de enero último.

En aquella oportunidad, Barroetaveña hizo lugar al pedido de detención por encubrimiento -aunque no lo hizo efectivo, pues también acogió favorablemente una eximición de prisión previa-, al considerar que existían indicios suficientes como para, "al menos", imputarle la eventual eliminación de pruebas sobre el asesinato.

Allegados a la defensa de Carrascosa, consultados anoche por LA NACION, dijeron que no tenían confirmación de la noticia, por lo que aún no habían resuelto si pedirían una nueva eximición de prisión para evitar que se concrete la eventual detención del viudo.

Con todo, dijeron que lo más probable era que, en caso de que Barroetaveña dé el visto bueno al pedido de Molina Pico, podrían recusarlo, por considerar que en enero último el juez de Garantías ya adelantó su opinión respecto de la presunta responsabilidad de Carrascosa.


EL ORIGEN DE LA RESOLUCIÓN

Calificadas fuentes de la causa dijeron que Molina Pico comenzó a dar forma a la decisión que concretó anteanoche la semana última. Entonces, ya había comenzado a indagar acerca del lugar donde actualmente vive Carrascosa.

Fuentes de la investigación confiaron a LA NACION que el viudo ya no vive en el departamento de los padres de su esposa -adonde se mudó al día siguiente del crimen-, en la Capital, sino que estaría alojado en la casa de una familia amiga, aparentemente en Bella Vista.

También mencionaron, como un indicio de la resolución que se gestaba, el hecho de que Molina Pico habría pedido posponer el envío de la causa por el homicidio a la Cámara de San Isidro, curiosamente, para que ese tribunal resuelva si admite o no a Carrascosa como querellante en la causa, es decir, como parte activa en la búsqueda del asesino.

Anteayer, según confiaron las fuentes, Molina Pico pasó por la Asesoría Pericial de la Suprema Corte provincial, en La Plata, donde se llevan adelante peritajes de ADN sobre las presuntas manchas de sangre levantadas de la escena del crimen. Allí le respondieron que aún debería esperar para saber los resultados.

Pero Molina Pico decidió no esperar: le bastó con recordar que fue él quien encontró el cadáver, que fue él quien tejió, desde el principio, la explicación del accidente, y que también consiguió que el cuerpo de su mujer permaneciera hasta último momento a su lado, antes del entierro, sin que la revisara un forense.


LIBRE

Marcelo Nardi, abogado de Carlos Carrascosa, dijo a LA NACION que no tenía conocimiento del pedido fiscal y buscaba anoche confirmar la información. No obstante, enfatizó que su cliente no estaba detenido. "Está libre y seguirá así por mucho tiempo, porque no hay elementos que permitan imputarlo como autor del homicidio", dijo el letrado.


Fuente


No hay comentarios :

Publicar un comentario