Web Toolbar by Wibiya Caso García Belsunce: Se retrasa el ADN

viernes, 18 de abril de 2003

Se retrasa el ADN

Reclaman que antes de extraerles sangre les informen el resultado de los peritajes sobre los rastros hallados en la casa Los familiares se habrían realizado los estudios en forma privada La defensa de Carrascosa dice que pretende evitar la manipulación de evidencias Esperan una resolución.



Los familiares de María Marta García Belsunce reclamaron ayer a la Justicia de San Isidro que antes de extraerles pruebas de sangre para compararlas con las manchas halladas en la casa del country Carmel, donde se cometió el asesinato, les informen los resultados de los estudios genéticos realizados sobre esas huellas hemáticas.

"Queremos tener el resultado del ADN en la mano para evitar que se haga alguna cabriola con las muestras", dijo a LA NACION el abogado de la familia, José Licinio Scelzi, que aclaró que no se pretende dudar de nadie, sino evitar suspicacias.

El juez de San Isidro Diego Barroetaveña estableció que el próximo lunes, a las 11, les sea extraída sangre al viudo Carlos Carrascosa, detenido por el homicidio, y a otros ocho familiares, amigos, vecinos y allegados a los García Belsunce. Este trámite se realizará en la asesoría pericial de San Isidro, situada en la calle Moreno 623.

Los que fueron convocados para que les extraigan sangre, además de Carrascosa, son el hermano de la víctima, Horacio García Belsunce (h.); los medio hermanos John e Irene Hurtig y el marido de ésta, Guillermo Bártoli; los vecinos Nora Taylor y Sergio y Viviana Binello, y Nicolás Pachelo, un ex vecino del country con respecto a quien abriga sospechas el entorno familiar.

La idea es establecer el patrón genético de la sangre de cada una de estas personas mencionadas en la causa, algunas de ellas imputadas de encubrir el crimen, para compararlo con otro estudio que se está haciendo sobre restos de sangre hallados en la alfombra del dormitorio donde fue asesinada María Marta García Belsunce.

Ese trabajo se está realizando desde hace más de un mes en la asesoría pericial de la Suprema Corte de Justicia bonaerense y sus resultados se conocerían también el lunes próximo.

Pero el abogado Scelzi interpuso ayer un escrito ante el juzgado de garantías de turno de San Isidro, a cargo de Marcela de Langhe, para que antes de que se realice la extracción de sangre se les notifiquen los resultados de los estudios que se realizan en La Plata.

El trámite se inició en el juzgado de turno, porque el de Diego Barroetaveña, a cargo de la causa, está de receso durante Semana Santa.

"La idea es conocer con qué se va a comparar la sangre de nuestros asistidos", dijo Scelzi.

"¿Si no hacen lugar a su pedido se negarán a la extracción?", preguntó LA NACION al letrado.

"Vamos a atenernos a los hechos", replicó, sin adelantar una postura.

Anoche no se conocía la resolución de la jueza de Langhe sobre el pedido de la familia García Belsunce, aunque fuentes judiciales especularon con que no se trataría de un tema para ser tratado durante el turno judicial y daban como probable que se postergue cualquier decisión hasta que Barroetaveña vuelva a su juzgado, el lunes.

Una vez que los familiares se sometan a la extracción de sangre los resultados oficiales de la comparación entre esas muestras y el patrón genético de la hallada en la alfombra del dormitorio demorarán por lo menos dos semanas.

No obstante, en el entorno familiar estiman que a lo sumo al día siguiente de las extracciones podrían tener algún resultado como para comenzar a saber a quién no pertenece la sangre hallada en la escena del crimen.

Esto sólo puede ser posible a corto plazo si los involucrados tienen sus propios estudios genéticos realizados en forma privada. Cuando LA NACION preguntó a Scelzi si esto era así, respondió enigmático: "No lo descarte".

De todos modos la validez de estos análisis como prueba será considerada por el fiscal Molina Pico, que a su vez ordenó sus propios estudios.

Los familiares de María Marta García Belsunce contrataron como perito de parte para controlar los estudios genéticos al doctor Eduardo Raimondi, vicepresidente y director ejecutivo de la Fundación Favaloro. El médico dijo a LA NACION que la comparación genética puede demorar entre una semana y 15 días. Indicó que el pedido familiar de conocer los resultados del ADN sobre las manchas fue su iniciativa: "Se trata de tener una seguridad", dijo.

Consideró que en el caso en que los familiares se hubieran realizado estudios genéticos privados es probable comparar esos resultados con los oficiales en pocas horas, aunque hay que considerar que las técnicas y sistemas de amplificación de los genes deben ser compatibles.


Fuente

No hay comentarios :

Publicar un comentario