Web Toolbar by Wibiya Caso García Belsunce: La madre de María Marta fue al juicio a apoyar a Carrascosa

sábado, 16 de junio de 2007

La madre de María Marta fue al juicio a apoyar a Carrascosa

Durante los cuatro meses de audiencias del juicio oral, Luz María Blanca Galup Lanús de Hurtig, la madre de María Marta García Belsunce, nunca había asistido a los tribunales de San Isidro.

Sin embargo, ayer, la madre de la mujer asesinada el 27 de octubre de 2002 en el country Carmel, de Pilar, presenció los alegatos de los defensores de su yerno, Carlos Carrascosa, acusado de ser el presunto coautor del homicidio de su hija.

Su presencia en la sala de audiencias constituyó un gesto de apoyo para Carrascosa.

Con los ojos cerrados y sentada en la segunda fila, la mujer escuchó la exposición de los abogados Hernán Ferrari y Alberto Cafetzoglus, quienes pidieron a los jueces del Tribunal Oral N° 6 que declararan la nulidad de la acusación formulada por el fiscal Diego Molina Pico, que había solicitado que Carrascosa fuera condenado a prisión perpetua como presunto coautor del homicidio de su esposa.

La mujer, que a través de sus abogados, había decidido no acusar a Carrascosa y pidió que fuera absuelto, estuvo acompañada por sus hijas, María Laura García Belsunce, de gran parecido físico con María Marta, e Irene Hurtig. La última había sido acusada por Molina Pico de supuesta participación en el homicidio de su media hermana.

Mientras Cafetzoglus pedía la absolución de Carrascosa y atacaba a Molina Pico, de quien dijo que había armado una acusación arbitraria y ridícula que violaba en "forma grosera los principios de razonabilidad, objetividad y del cargo de la prueba", la madre de la víctima cerraba los ojos, tomaba de la mano a su hija Irene, mientras María Laura anotaba algunas de las conclusiones del abogado.

Luego de cuatro horas, conmocionada por lo que escuchaba, la madre de García Belsunce abandonó la sala de audiencias.

"Si Carrascosa es condenado, el crimen quedará impune", agregó el abogado Ferrari antes de pedir que bajaran la intensidad de las luces para proyectar el video de 20 segundos con imágenes de la autopsia que, durante el juicio, fueron utilizadas por el fiscal y por dos peritos para afirmar que las heridas de bala en la cabeza de la víctima habían sido pegadas con un adhesivo de contacto.

En ese momento, Irene Hurtig se cubrió el rostro con su chal y Carrascosa miró hacia otro lado. El público que desbordaba la sala y obligó a que el encargado del operativo de seguridad, el subteniente Gustavo Suárez, tuviera que agregar asientos, observó el video entre murmullos.

"Lo de ´La Gotita fue una decisión política. El procurador general ante la Suprema Corte de Justicia bonaerense, Eduardo Matías de la Cruz, decidió que los orificios habían sido tapados para hacer pasar el hecho como una accidente doméstico en lugar de un homicidio, un mes antes de que se terminaran los análisis químicos", expresó Ferrari.

Al comenzar la audiencia, la jueza María Angélica Etcheverry, a cargo de la presidencia del tribunal, informó que se prorrogaba por cinco días hábiles más el plazo para dictar la sentencia. Esto significa que los jueces se tomarán 15 días hábiles a partir de la audiencia del martes, fecha en que las partes podrán hacer las réplicas para analizar todas las pruebas y los testimonios incorporados durante el debate y para estudiar los alegatos del fiscal, la defensa y la querella.


"ACUSACIÓN BURDA"

"Molina Pico acusó a Guillermo Bártoli y a Irene Hurtig de haber participado en el homicidio. Son dos personas que no pudieron defenderse en este juicio. También presentó como supuesto móvil del asesinato la vinculación con los sicarios del Cartel de Juárez. Una acusación tan burda que no se animó a sostenerla en el juicio. No obstante, el fiscal mantuvo la hipótesis de ´La Gotita . Fueron todas mentiras. Durante cuatro años, Molina Pico se dedicó a tirar bombas de humo", dijo Ferrari.

Del otro lado de la sala, Molina Pico escuchaba impasible y huérfano de gestos las acusaciones del defensor. Sólo cambió su postura para anotar algunas cuestiones que lo agravaron y que responderá en la audiencia del martes.

Antes, Cafetzoglus aseguró que Carrascosa creyó que su mujer había muerto en un accidente porque en 2002 "todavía existía el mito de la invulnerabilidad en materia de seguridad en los countries. Hace veinte años que vivo en un country. Hay vigiladores permanentemente, pero es como tener el zorro dentro del gallinero. Son gente de baja condición social, ganan poco, fueron echados de la policía y están siempre haciendo inteligencia".

Con respecto a la versión sobre el accidente doméstico, el abogado dijo que, después de encontrar a su mujer tirada en el baño, "Carrascosa quedó en estado de shock. ¿Quién puede pensar que a su mujer le han pegado seis tiros en la cabeza? Lo natural era creer que había tenido un accidente".

Al concluir su alegato, Ferrari afirmó que Hurtig no estuvo en la escena del crimen en el momento en que la colocó el fiscal y presentó como prueba un listado de llamados telefónicos.


Fuente

No hay comentarios :

Publicar un comentario