Web Toolbar by Wibiya Caso García Belsunce

jueves, 28 de marzo de 2019

Nicolás Pachelo y dos ex vigiladores del country Carmel serán juzgados por el crimen de María Marta García Belsunce

Los acusan de matar a la socióloga porque los descubrió robando.

El juez de Garantías N°1 de San Isidro, Ricardo Costa, elevó este jueves a juicio oral la causa contra Nicolás Pachelo y dos ex vigiladores del Carmel Country de Pilar por el crimen de María Marta García Belsunce, ocurrido en octubre de 2002.
Según informaron fuentes judiciales a la agencia Télam, la requisitoria de elevación a juicio para los tres imputados había sido presentada el año pasado por los fiscales María Inés Domínguez y Andrés Quintana.

Los fiscales habían acusado en septiembre de 2018 a Pachelo y a los vigiladores José Ortiz (41) y Norberto Glennon (53) de ser "coautores" de un "robo agravado por haberse cometido mediante el uso de arma de fuego -apta- en concurso real con homicidio criminis causa agravado por el uso de arma de fuego", delitos que prevén la pena de prisión perpetua.
Según la hipótesis de los fiscales, los tres mataron a María Marta cuando los descubrió robando en su casa del Carmel Country de Pilar.
Pachelo y los vigiladores llegan a juicio cuando aún la Corte Suprema de Justicia de la Nación debe resolver una apelación del subprocurador general Juan Ángel de Oliveira a la absolución de Carlos Carrascosa, viudo de María Marta, que le había dictado el Tribunal de Casación Penal bonaerense en diciembre de 2016.
La socióloga (50) fue hallada muerta el 27 de octubre de 2002 en su casa del Carmel, con medio cuerpo semisumergido en la bañera, y su marido declaró siempre que él pensó que había sufrido un "accidente" y se había golpeado la cabeza.
La autopsia practicada a 36 días del hecho comprobó que había sido asesinada de seis balazos en el cráneo, cinco de los cuales penetraron y el sexto -"el pituto"- le rebotó. Usaron un arma calibre .38 largo que nunca apareció.
En un primer juicio, el viudo fue condenado por el Tribunal Oral en lo Criminal N°6 de San Isidro en 2007 sólo por el "encubrimiento" y absuelto por el homicidio, pero en 2009 el Tribunal de Casación bonaerense lo condenó a prisión perpetua como autor del crimen de su esposa.
Luego, siguieron numerosas apelaciones hasta la revisión total de la causa que realizó en 2016 una sala de Casación por orden de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.
El viudo estuvo preso seis años en la cárcel de Campana y luego obtuvo una prisión domiciliaria en febrero del 2015 al cumplir 70 años, que se extendió por casi dos años hasta que se le concedió la libertad, en diciembre de 2016.
En tanto, todavía quedan condenados por el encubrimiento del crimen Horacio García Belsunce y Juan Hurtig (hermano y hermanastro de María Marta, respectivamente); el médico Juan Gauvry Gordon y el vecino del country Sergio Binello, quienes fueron sometidos a juicio en 2011.
En aquel debate también fue condenado el cuñado de la víctima, Guillermo Bártoli, quien falleció en noviembre de 2014.





lunes, 25 de febrero de 2019

Este es el comisario que acompañó al fiscal Molina Pico por la muerte de María Marta.

Detuvieron a los ex policías Ricardo Bogoliuk y Aníbal Degastaldi, acusados de participar en las extorsiones junto a Marcelo D'Alessio.


Fue por orden del juez de Dolores, Alejo Ramos Padilla. También procesó al falso abogado con prisión preventiva.
El juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, ordenó la detención de los ex comisarios bonaerenses Ricardo Bogoliuk y Aníbal Degastaldi, acusados de participar en las extorsiones que encabezaba Marcelo D'Alessio.
Aníbal Degastaldi
Bogoliuk y Degastaldi ya fueron apresados y quedaron a disposición del magistrado, que más temprano había procesado a D'Alessio y dictado su prisión preventiva, acusado de asociación ilícita y extorsión.
D'Alessio es investigado como miembro de una asociación ilícita que extorsionaba empresarios alegando una supuesta cercanía con el fiscal de la causa de los cuadernos, Carlos Stornelli.
En un largo fallo de 216 hojas, Ramos Padilla consideró que "aparecen elementos" que vinculan a Bogoliuk y Degastaldi en las maniobras de D'Alessio. Este incluso declaró que fue Bogoliuk el que le dio "la tarea de hacer entrar en pánico" a Pedro Etchebest, el empresario agropecuario que presentó la primera denuncia por extorsión, que llevó a abrir el expediente contra D'Alessio.
Ramos Padilla le impuso a D'Alessio un embargo de $10 mil millones y dispuso poner en conocimiento del procurador general de la Nación, Eduardo Casal, para que adopte "las medidas oportunas". También le requirió al juez Julián Ercolini que le envíe la causa que se tramita en su juzgado, iniciada a raíz de una denuncia de Stornelli.
En el inicio de las actuaciones, Ramos Padilla ya había pedido la intervención del procurador general. Así fue que le envió una carta para que abra una investigación sobre el accionar de Stornelli. Casal rechazó la solicitud. "No es función del Procurador General de la Nación realizar las medidas que ordena", respondió.
En esa oportunidad, Casal le hizo saber a Ramos Padilla que no tenía conocimiento sobre si había "imputación de algún funcionario" del Ministerio Público Fiscal de la Nación.




viernes, 26 de octubre de 2018

¿Quién mató a María Marta?: un perro robado, policías que nunca testificaron y otras incógnitas de un crimen impune

El 27 de octubre de 2002, la socióloga, vicepresidenta de Missing Children, murió con la cabeza destrozada en la planta alta de su casa; se decía que había sido un accidente, pero un mes después la autopsia reveló que le habían dado cinco tiros; su esposo fue condenado como autor del homicidio; este mes, fue absuelto por la Corte bonaerense.






Prueba clave

El "pituto" era una bala

Un familiar de la víctima le dijo al fiscal que en el descanso de la escalera de la casa había encontrado un objeto de metal que arrojó al inodoro. Era, en realidad, un proyectil de calibre 32 

.
Todos los móviles

Tres motivos para un crimen

El caso tuvo tres hipótesis: una fatal discusión entre la víctima y su marido; el presunto ataque de un sicario, y la pista más reciente, la del homicidio en ocasión de un robo


La caja faltante

Presunto botín del asesino

Carrascosa descubrió que faltaba de la casa la caja fuerte portátil en la que su esposa guardaba la chequera de la Asociación Damas del Pilar. Se la llevaron los asesinos 

La lluvia obligó a interrumpir el partido de tenis que María Marta García Belsunce jugaba con su amiga y vecina Viviana Binello en la cancha Nº 1 del country Carmel, de Pilar. Por eso, regresó a su casa antes de la hora a la que solía hacerlo. Entró por la puerta principal del chalet que compartía con su esposo, Carlos Carrascosa, y dejó la campera en el pasamanos de la escalera. Subió al baño en suite de la planta alta para ducharse y estar lista para la sesión de masajes que se aplicaba todos los domingos. Entre la escalera y el baño la atacaron. Hubo una pelea. Ella intentó evitar que quien le apuntaba con un arma le disparara. La golpearon tres veces en la cara, en la frente y en una oreja. Después de casi tres minutos de lucha, le gatillaron seis tiros con un revólver calibre 32. Un proyectil le rozó el cráneo; los otros cinco los recibió todos en la sien. El asesino abandonó la vivienda sin que nadie lo viera. Nadie escuchó los estampidos de los disparos. Eran las 18.35 del 27 de octubre de 2002 y comenzaba el misterio por el asesinato en el country. Un crimen conmocionante, aún inextricable.

Pasaron 16 años. El caso sigue impune y, además, en el extenso proceso judicial subsisten líneas de investigación contrapuestas. A principios de este mes, la Suprema Corte de Justicia bonaerense confirmó la absolución de Carrascosa. Familiares de la víctima y del viudo, a partir de esa sentencia, piden que se revoque la condena que pesa sobre ellos por el presunto encubrimiento del crimen.
No obstante, el subprocurador general, Juan Ángel de Oliveira, presentó un recurso extraordinario federal para que la Corte Suprema de Justicia de la Nación revise el fallo. No se rinde.
Curiosamente, los fiscales de San Isidro que se hicieron cargo de la nueva investigación avanzan con la acusación con una hipótesis que tiene a Nicolás Pachelo, exvecino del country, y a dos vigiladores que hace 16 años trabajaban en Carmel como presuntos responsables del homicidio. El curso del caso sigue una parábola: los primeros acusados fueron los familiares de la víctima; ahora, la Justicia señala al sospechoso al que los deudos de María Marta apuntaron desde un principio.

Carrascosa había sido condenado a prisión perpetua por tres jueces de la Cámara de Casación Penal bonaerense que, sin escuchar a ninguno de los testigos que declararon en el juicio oral realizado en 2007, consideraron que Carrascosa había sido coautor del homicidio de su esposa y no un encubridor, tal como habían sostenido dos de los tres integrantes del Tribunal Oral Nº 7 de San Isidro cuando le aplicaron una pena de cinco años y medio de prisión.

Dos hermanos de la víctima, su cuñado, un vecino del country y el primer médico que llegó en la ambulancia de la empresa de emergencia a la escena del crimen (y no advirtió los rastros de los cinco tiros en la cabeza de la víctima) recibieron penas de entre cinco y tres años y medio de prisión como encubridores de un homicidio que se intentó hacer pasar como un accidente doméstico.

Después de años de apelaciones, de vericuetos legales e interpretaciones de indicios de lo más disímiles, este año, tres días antes de la resolución de la Suprema Corte provincial, los fiscales María Inés Domínguez y Andrés Quintana pidieron a la Justicia de Garantías que Pachelo y los vigiladores Norberto Glennon y José Ramón Alejandro Ortiz sean enjuiciados como supuestos coautores del homicidio.

La causa daba otro salto: en cuanto a móvil, se pasaba de un crimen por una disputa familiar interna a un homicidio en ocasión de robo, el trágico final de un atraco que salió mal, el domingo del River-Boca del 27 de octubre de 2002.


Las tres hipótesis


En los 16 años transcurridos desde la muerte de María Marta hubo tres hipótesis distintas.

Primero, que había sido un accidente en el que la víctima se cayó en la bañera y se golpeó la cabeza contra las canillas. La segunda pista, impulsada por el primer fiscal del caso, Diego Molina Pico, apuntó al marido, Carlos Carrascosa, como supuesto coautor del homicidio en medio de una discusión. Esta hipótesis se entrelazó con la sospecha de que un sicario del Cartel de Juárez habría asesinado a María Marta porque la socióloga, vicepresidenta de Missing Children Argentina, planeaba revelar supuestos negocios espurios de integrantes de su entorno.
A nivel investigativo, la única pista que sobrevivió al paso del tiempo es la que sostienen los fiscales Domínguez y Quintana, quienes consideraron que María Marta sorprendió robando en su casa a tres personas y la mataron.

Tras analizar durante más de un año las pruebas que ya contenía el expediente, y luego de realizar una nueva reconstrucción del crimen, interrogar nuevamente a testigos y escuchar por primera vez a personas que habían sido descartadas en la etapa inicial de la investigación, los fiscales concluyeron que uno de los tres acusados cometió el crimen para evitar ser denunciado.
"María Marta era una de las personas que más se ocupaban de la seguridad en Carmel y terminaron matándola", expresó el abogado Alejandro Aráoz Castex, al recordar una reunión de vecinos en la que hablaron de los robos ocurridos en el country, por los que señalaban a Pachelo. Resaltó que en esa reunión María Marta vinculó la desaparición de Paca, su labradora negra, con la llamada que recibió en su casa en la que un hombre le pidió una recompensa de 5000 pesos como rescate por la perra.

La imputación del fiscal Molina Pico contra los familiares de María Marta se fundó en una supuesta cadena de irregularidades que comenzó el día del crimen, minutos después de las 19, cuando Carrascosa llegó a la casa y, según declaró, encontró el cuerpo de su mujer en la bañera a medio llenar, con las zapatillas aún puestas. Siguió con la llegada del médico emergentólogo, que no advirtió que María Marta tenía cinco tiros en la cabeza y que no se había dado un golpe fatal con las canillas. Y continuó con la llamada de uno de los hermanos de la víctima a un importante jefe policial para que "parara" a los policías que habían llegado a la puerta del country.
Esos policías nunca fueron llamados a declarar para ratificar o rectificar la existencia de la supuesta llamada de un oficial superior para que se fueran de Carmel.
Luego estuvo la escena que Molina Pico denominó "la cumbre del pituto", en la que un grupo cerrado de familiares y amigos decidieron qué hacer con ese objeto metálico deformado que resultó ser el sexto proyectil hallado en la escalera. Al confundirlo con el soporte de un estante o parte de los instrumentos usados por el médico en la fallida reanimación, John Hurtig, medio hermano de María Marta, lo arrojó al inodoro.
Casi un mes después, él se presentó en la fiscalía y le comentó a Molina Pico sobre el "pituto". Tiempo después, el fiscal ordenó realizar el tamizado del contenido de la cámara de séptica de la casa de la víctima. El propio John encontró entre la inmundicia el trozo de metal, que dejó de ser "el pituto" y se convirtió en un proyectil.
Treinta y seis días después de la muerte se hizo la autopsia que Molina Pico debió haber ordenado el primer día, toda vez que se trataba de una muerte violenta. En la autopsia, el forense Héctor Moreira encontró los cinco balazos restantes y confirmó que a María Marta la habían matado.
El fiscal había ido a la casa cuando velaban a la víctima. Estuvo cerca del cuerpo, dio las condolencias y se fue, sin adoptar ninguna medida, algo que juzgó inconveniente en medio de tanto dolor. Le dijeron que se fuera tranquilo. Un mes después, Molina Pico se convirtió en el enemigo número uno de la familia de la víctima.


Protagonistas de la investigación

Carlos Carrascosa, el esposo de la víctima

  • El día que mataron a María Marta vio por última vez a su esposa minutos después de las 16. Se quedó a ver el partido entre River y Boca en la casa de su cuñado Guillermo Bártoli. Allí estuvo hasta las 18.07, cuando terminó el partido. Luego pasó por el club house y fue a su casa 
  • Minutos después de las 19 llegó a su casa y encontró el cuerpo de su esposa en la bañera y con las zapatillas puestas. El fiscal Diego Molina Pico lo acusó después de ser coautor del homicidio 
  • En un proceso que lleva casi 16 años, fue condenado por encubrir el homicidio; luego, como uno de los coautores del asesinato de su mujer. A principios de este mes fue absuelto.


Guillermo Bártoli, cuñado de la víctima

  • Junto con otros familiares y amigos de la víctima fue juzgado por encubrir el homicidio de María Marta García Belsunce. Fue condenado y recibió la pena más alta: cinco años de prisión 
  • El Tribunal Oral Nº 1, de San Isidro consideró que "modificó la escena del crimen y ocultó e hizo desaparecer rastros". Además, gestionó un certificado de defunción sin intervención policial 
  • Falleció en 2014. Un año después, la Casación confirmó la condena contra el resto de los familiares. No obstante, el fallo de la Suprema Corte que absolvió a Carrascosa beneficiaría a los acusados. Si Carrascosa no mató a María Marta, los familiares no tendrían a quién encubrir

Pachelo, a juicio: para los fiscales, mintió seis veces sobre el crimen


Afirman que el imputado y dos vigiladores no pueden justificar qué hicieron el día del asesinato
Luego de interrogar a testigos que habían sido descartados en la primera etapa de la investigación, los fiscales de San Isidro María Inés Domínguez y Andrés Quintana, que encararon la pesquisa cuando Casación comenzó a deshacer la condena que pesaba sobre Carlos Carrascosa por el homicidio de su esposa, María Marta García Belsunce, pidieron que Nicolás Pachelo, exvecino del country Carmel, sea sometido a juicio oral como presunto coautor del crimen.
Consideraron que Pachelo había mentido en seis oportunidades durante el proceso, que ya lleva 16 años. Entre los elementos de cargo los fiscales tuvieron en cuenta, por ejemplo, la declaración de una testigo que afirmó que el día del crimen Pachelo lavó su ropa, cuando jamás lo hacía.
Los investigadores consideraron que él fue la última persona que estuvo cerca de la víctima. Tres testigos dijeron que se habían cruzado con el sospechoso en la calle paralela a la vivienda de la víctima un minuto antes de que María Marta llegara a su casa.
Para los fiscales, Pachelo "no puede justificar lo que hizo" el día que asesinaron a María Marta. Además de a él, Domínguez y Quintana acusaron a los vigiladores Norberto Glennon y José Ramón Alejandro Ortiz.
Antes del homicidio de María Marta, Pachelo había sido denunciado por robar en casas de varios vecinos del country Carmel. A dos de ellos les robaron los palos de golf. Uno de los damnificados concurrió a un reconocido local que vende esos artículos y vio sus palos de golf en oferta. Cuando preguntó a quién se los había comprado, el encargado del negocio identificó al vendedor como Nicolás Ryan. Ese es el apellido de la madre de Pachelo, que se suicidó días antes de tener que declarar para respaldar la coartada de su hijo en el crimen.
Ante esta denuncia, los copropietarios de Carmel enfrentaron a Pachelo y le pidieron que se fuera del country. Pero se negó. Entonces, entre los integrantes de la comisión directiva decidieron que uno de los custodios del country estuviera como consigna cerca de la casa de Pachelo para vigilar sus movimientos.
Carlos Alberto Villalba, el vigilador designado, "sufría una miopía degenerativa en grado avanzado. Inferior a los niveles de 1/10, considerado el límite legal de la ceguera". No podía ver qué hacía Pachelo. El sospechoso dejó Carmel el 18 de diciembre de 2002, cuando se confirmó que a María Marta la habían asesinado.

Actualmente, Pachelo está detenido con prisión preventiva por haber robado en otros countries con la misma modalidad que en Carmel. Así entró en varias viviendas de sus compañeros de fútbol, en Nordelta y en un barrio cerrado del sur del Gran Buenos Aires, donde una cámara lo captó.
Según establecieron los fiscales Domínguez y Quintana, los damnificados de los robos advertían varios días después las intrusiones y los faltantes. Algo así habría pasado con la caja fuerte portátil de la Asociación Damas del Pilar que María Marta, como tesorera de la entidad, tenía en su casa. Para los fiscales, esa caja fuerte portátil fue robada por quienes entraron a robar en la casa de la víctima antes del crimen.


Por: Gustavo Carabajal


Fuente