Web Toolbar by Wibiya Caso García Belsunce: Examen de ADN al viudo y su entorno

miércoles, 16 de abril de 2003

Examen de ADN al viudo y su entorno

No será Carlos Carrascosa el único que deberá dar una muestra de su sangre para que sea comparada con la hallada en la casa del country Carmel donde fue asesinada su esposa, María Marta García Belsunce.

El juez de Garantías de San Isidro Diego Barroetaveña ordenó que, además de Carrascosa, siete parientes del acusado como presunto autor del homicidio y un ex vecino de Carmel - el "sospechoso favorito" para el círculo íntimo del viudo- se sometan el lunes próximo a una extracción de sangre para hacer un cotejo de ADN.

Anoche, John e Irene Hurtig y María Laura y Horacio García Belsunce (h.), los hermanos de la víctima del crimen ocurrido el 27 de octubre último en Pilar, defendieron la postura de inocencia familiar en el programa "La cornisa", que conduce Luis Majul por América 2. Los tres primeros irán a la cita del lunes próximo. Además de a ellos, se les sacará sangre al esposo de Irene, Guillermo Bártoli, a Sergio y Viviana Binello y a Nora de Taylor -amigos de la familia- y a Nicolás Pachelo, el ex vecino de Carmel al que apunta la familia.

Los abogados de Carrascosa y de sus parientes criticaron ayer la eventual demora judicial en concretar las extracciones, por considerar que no hace más que prolongar inútilmente la detención del acusado.

Pero allegados a Molina Pico, el fiscal de Pilar a cargo del caso, dijeron que la decisión del juez se justifica porque aún no se conoce el resultado de los análisis genéticos de los rastros levantados de la casa tras el crimen.

Estos estudios, explicaron las fuentes, podrían estar terminados hoy. Pero, de no ser así, no llegarán a manos del fiscal antes del lunes próximo, debido al feriado por Semana Santa. En este caso, las extracciones de sangre se harían el mismo día en que se conocerá la identidad genética de las manchas aparecidas en la escena del crimen.

De todos modos, poco se sabrá de ellas a corto plazo. El resultado de ADN de las nuevas muestras que se tomarán el lunes sólo estará listo para el cotejo con la sangre levantada de la casa de Carmel en un mes.

La de la sangre no fue la única demora denunciada por la familia, que ayer prosiguió su aparición en diversos medios de comunicación para defender al pariente preso.

También se quejaron de que aún no obtuvo decisión el pedido para que Carrascosa pueda ser careado con los testigos que echaron por tierra su coartada y dijeron haberlo visto en el club housedel country cuando él siempre sostuvo que, a esa misma hora -poco antes del homicidio- veía el partido de Independiente y Rosario Central en la casa de Bártoli.

"No vamos a tolerar que no se trabaje jueves y viernes (por mañana y pasado mañana), máxime cuando tras la declaración de los dos hijos de Guillermo Bártoli, que afirmaron que su tío vio el partido en su casa, Carlos (Carrascosa) ya debería estar en libertad", aseguró a LA NACION el abogado de los García Belsunce, José Licinio Scelzi.


TODOS CONTRA TODOS

Pero, por fuera de la causa, la jornada de ayer explotó en una suerte de todos contra todos, con quejas, acusaciones cruzadas y la aparición de nuevos sospechosos y sospechas que enrarecieron aún más la investigación del crimen de Carmel.

Por ejemplo, Scelzi, perdió ayer su habitual e innata compostura y cargó contra el secretario de la Policía Judicial de la Procuración General bonaerense, Jorge Amorín.

En un reportaje radiofónico, el jefe de los instructores que colaboran con Molina Pico admitió la posibilidad de que Carrascosa hubiese pedido a su familia que saliera a defenderlo públicamente porque, si no, "él tenía cosas para decir".

Luego de defender a los testigos que, según los investigadores judiciales, dejaron al descubierto que Carrascosa mintió para situarse lejos de la escena del crimen, Amorín dijo también que el viudo tenía "memoria selectiva" y que la familia "corría detrás de las pruebas", un modo elíptico de decir que no colaboraba como dice públicamente.

"El jefe de la Policía Judicial califica de extorsionador a Carlos (Carrascosa). Si quien investiga hace esas especulaciones contra alguien que tiene detenido, a quien la ley presume inocente, siembra dudas sobre su imparcialidad. Es una irresponsabilidad suya y vamos a evaluar sus palabras para decidir si iniciamos alguna acción en su contra", dijo Scelzi.

No es el primer cortocircuito con los funcionarios de la Procuración.

Anteayer, la familia García Belsunce deslizó que la Procuración pudo haber "manipulado" a testigos de cargo porque fueron los instructores de la Policía Judicial -y no el fiscal- quienes le tomaron declaración a la mucama de Guillermo Bártoli e Irene Hurtig, cuñados del viudo. Por eso, Scelzi pretende que, a partir de ahora, el juez Barroetaveña esté presente en todas las declaraciones que se tomen en la causa.

Pero ayer se abrió un nuevo frente de batalla: luego de que, anteayer, Horacio (h.) exhibió por TV un identikit -realizado por un asesor criminalístico de la familia- con el rostro de una misteriosa "dama de rosa" que estuvo en la escena del crimen a poco del asesinato y al día siguiente, Pachelo también salió a escena.

El ex vecino de Carmel acusó ayer a la familia García Belsunce de "jugar sucio". Su abogado, Roberto Ribas, lo aclaró; dijo que el rostro de aquel identikit es "intencionadamente" parecido al de la esposa de su cliente, justamente, el sospechoso favorito de aquel entorno familiar.

Pachelo contraatacó: "Esta gente está desesperada y busca un chivo expiatorio. Recordemos que toda la familia está procesada y que uno de ellos está preso por homicidio. Deberían estar en su casa tapándose la cara de vergüenza", dijo.


Fuente

No hay comentarios :

Publicar un comentario