Web Toolbar by Wibiya Caso García Belsunce: Pachelo dijo que le tenían miedo

miércoles, 25 de abril de 2007

Pachelo dijo que le tenían miedo


Carlos Carrascosa no le sacó los ojos de encima a Nicolás Pachelo, ex vecino del country Carmel, en las dos horas que duró la declaración del testigo. Pareció que el marido de María Marta García Belsunce intentaba intimidar con una mirada dura, fría e intensa a quien había acusado de estar presuntamente vinculado con el asesinato de su esposa, ocurrido el 27 de octubre de 2002.
La declaración de Pachelo dejó algunas dudas y, si bien se despegó del homicidio, favoreció la situación de Carrascosa, quien es juzgado como supuesto coautor del homicidio de María Marta. En su declaración indagatoria, Carrascosa había acusado a Pachelo y a un grupo de vigiladores del country de estar vinculados con el homicidio de su esposa, quien ayer habría cumplido 55 años.
Durante dos horas, Pachelo recurrió setenta veces a la muletilla "no me acuerdo" para relatar lo que había hecho el día que mataron a María Marta. Al comenzar su declaración, Pachelo aclaró que no iba a dar precisiones respecto de los horarios. "Es imposible que me acuerde qué hice en el minuto exacto. No me levanté con un cronómetro. Para mí fue un domingo cualquiera", dijo.
Pachelo relató que esa tarde había vuelto al country con su hijo mayor en su camioneta para cambiarse la ropa deportiva que llevaba y tras pasar unos minutos mirando fútbol por televisión se había marchado a la Capital, pero al llegar al peaje había advertido que había olvidado su billetera. Entonces, regresó a buscarla y partió otra vez.
También negó que hubiera caminado por una calle interna del country la tarde en que mataron a María Marta. No obstante, cuatro jóvenes que declararon hace un mes en el juicio aseguraron haber visto a Pachelo delante de María Marta, a las 18.20, aproximadamente 45 minutos antes del homicidio.
Además, las imágenes digitalizadas del video filmado por la cámara de seguridad instalada en la puerta del country, incorporadas en el debate, revelaron que a las 19.07 Pachelo salía de Carmel. Pero, curiosamente ayer, ante los jueces María Angélica Etcheverry, Luis Mario Rizzi y Hernán San Martín, el testigo afirmó que a esa hora no estaba en el country, sino que se encontraba cerca del Paseo Alcorta.
Debido a que la ley impide a un testigo declarar en contra de sí mismo, Pachelo no contestó ninguna pregunta que lo incriminara, a pesar de la insistencia de la defensa y de la querella.
Una opinión distinta tuvo el abogado Roberto Ribas, defensor de Pachelo: "Me voy muy satisfecho porque los jueces pusieron un límite a preguntas que no tenían nada que ver con el hecho que se investiga. Pachelo no debería haber venido, pero se quedaron convencidos de que no tiene absolutamente nada que ver con el hecho".

CRÍTICAS A PERIODISTAS
En su declaración, Pachelo criticó al periodista Jorge Lanata y a Horacio García Belsunce (h.). "Jamás me dijo nada a la cara porque tiene miedo", dijo el testigo sobre el hermano de la víctima*.
Ayer, los jueces escucharon los informes del Registro Nacional de Armas en los que se puso al descubierto que al sobrino de Carrascosa, Horacio Ognio, le faltaba un revólver calibre 32 marca Orbea, el mismo tipo de calibre de los proyectiles hallados en la víctima.
Hace nueve años, Ognio, de 50 años, quien tiene una inmobiliaria en Corrientes y fue citado a declarar por el fiscal Diego Molina Pico, había presentado una declaración jurada en la que informaba que tenía siete armas. Pero en su declaración jurada del 30 de marzo último, Ognio presentó cinco armas. Explicó que, en 1999, había extraviado el mencionado revólver calibre 32 y una carabina calibre 22. Ayer, Carrascosa estuvo a punto de ampliar su indagatoria, pero, según su abogado, postergó la declaración porque estaba afectado por el cumpleaños de María Marta.
En tanto, quedó incorporada por lectura la declaración del fiscal ante la Cámara de Casación Penal de la Nación Juan Martín Romero Victorica, quien hizo valer su privilegio como representante del Ministerio Público para no presentarse ante el tribunal.
En esa declaración, Romero Victorica dijo que le había llamado la atención la actitud de la familia, que lo había cuestionado por llamar a la policía, y que los familiares se aferraran a la presunción de que María Marta había muerto por accidente. Aunque también dejó mal parado al fiscal Molina Pico, debido a que reconoció que había estado en el velatorio de María Marta.


No hay comentarios :

Publicar un comentario