Web Toolbar by Wibiya Caso García Belsunce: Harán un peritaje psiquiátrico a la mucama de Bártoli

martes, 31 de mayo de 2011

Harán un peritaje psiquiátrico a la mucama de Bártoli

Se preveía que sus dichos podían complicar a Guillermo Bártoli. Pero el ayer impreciso testimonio de Catalina Vargas, mucama del acusado de encubrir el homicidio de su cuñada, María Marta García Belsunce, al momento del crimen, quedó en suspenso, ya que deberá ser sometida a un peritaje psiquiátrico para saber si está en condiciones médicas de declarar, dado que siete meses antes del asesinato sufrió un accidente con pérdida de conocimiento.

Así lo determinó en la audiencia de ayer el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) N° 1 de San Isidro, en una jornada en la que, además de Vargas, otros dos testigos propuestos por la fiscalía contaron lo que recordaron, que resultó ser poco.

Antes de eso, Juan Carlos Hurtig, medio hermano de la víctima, terminó su declaración, y admitió que el mismo día del crimen tuvo dudas del hecho y que se había mandado "una macana" al tirar el famoso "pituto", que ayer le fue exhibido, aunque cuando la fiscal del juicio, Laura Zyseskind, le preguntó por qué no le había transmitido esa sensación al fiscal Diego Molina Pico, dijo: "Yo estaba en una conmoción; el que tenía que saber qué hacer era él. ¿Encima de que dudé tenía que decirle que tome testigos, que levante rastros? Yo no era Sérpico investigando un caso".

A su turno, y como lo había hecho en 2007 durante el juicio contra Carlos Carrascosa, esposo de la víctima, Vargas afirmó que a las 18 del 27 de octubre de 2002 entró en el living de los Bártoli para retirar unos pocillos de café usados por el dueño de casa y tres o cuatro más, cuando ya no había nadie.

Bártoli y Carrascosa siempre dijeron que a esa hora vieron por TV Boca-River y que, luego, miraron el encuentro entre Rosario Central e Independiente. Ante una pregunta específica de la fiscal, la empleada dijo que su referencia era que "tenía la radio prendida y en ese momento sonó el top de las 6".

La cuestión horaria es vital en el juicio porque, según la fiscalía, entre las 18.20 y las 19 se produjo el homicidio por el que está condenado el viudo y es sospechoso Bártoli.

Vargas sostuvo, además, que a las 18.30 o 19 sonó el teléfono y "dispararon", lo que entendió como que alguien salió de la casa a las corridas. Se supone que hacía referencia a la llamada de Carrascosa para avisar a Bártoli y Hurtig que María Marta había tenido un "accidente". Dijo que fue Irene quien atendió y que le escuchó decir que había que llamar a una ambulancia.

El relato de Vargas, por momentos impreciso, fue interrumpido luego de que el defensor de Bártoli, Alejandro Novak, le preguntó si era cierto que había sufrido un accidente. Ella admitió, y agregó que a raíz de haber sido atropellada cuando iba en bicicleta, perdió el conocimiento y que, con posterioridad, tuvo recaídas derivadas de aquello. Vargas entregó al tribunal una constancia médica.

Según Novak, el accidente ocurrió en marzo de 2002, antes del homicidio. La fiscal Zyseskind, que también tuvo en sus manos la constancia clínica, sostuvo que fue en 2003. El defensor pidió que se desestimara a la testigo, mientras que su contraparte solicitó la incorporación por lectura del testimonio de Vargas que consta en la causa. Al cabo, los jueces María Elena Márquez, Alberto Ortolani y Ariel Introzzi Truglia ordenaron el peritaje médico y psiquiátrico para saber si Vargas está en condiciones de atestiguar.

Antes que ella, Delfina Figueroa, una de las que vio el partido en lo de Bártoli, abundó en el "no recuerdo" cada vez que se le pidieron precisiones. Y Arturo Campos, casero de Sergio Binello, dijo, cuando se le preguntó si Bártoli había almorzado en lo de su empleador: "Si estaba no lo vi, y si no estaba, tampoco lo vi".


Fuente

No hay comentarios :

Publicar un comentario